Fracasar mejor. Entrenamiento colectivo de la mirada fotográfica.
Taller anual de un encuentro mensual intensivo, de marzo a diciembre.
Inscripciones y entrevistas: febrero-marzo de cada año.

¿Qué hacer? Terminando la segunda década del siglo XXI seguimos cargadas de vicios y modos de hacer propios del siglo anterior: lógicas de producción, autoexplotación, fantasías de éxito y progreso paradójicamente vigentes aún en la inminente crisis global. Se necesitan alternativas. La pregunta que guiará el recorrido del taller de este año es por el hacer: ¿Qué hacer? ¿qué hacemos, individual y colectivamente? ¿qué construimos, reconstruimos, deconstruimos? ¿a qué nos dedicamos?
Estas serán las preguntas que el taller intentará responder, a través del hacer imágenes, pero también desde una reflexión más amplia sobre los modos de habitar la comunidad, la ciudad, el planeta desde el hacer artístico. Y fracasará, pero cada vez mejor.
El taller busca ser un espacio para afilar la mirada, enunciar las motivaciones, evitar las trampas, definir las técnicas, compartir referentes, imaginar formatos, derivar de una idea a otra y pensar estrategias individuales y conjuntas para llevarlas a cabo.
No hay ejercicios programados, ni turnos, ni deadlines. La energía vital del espacio será el compromiso individual y colectivo con hacer los procesos y proyectos del resto una mejor versión de sí mismos, ayudándoles a arribar a algún puerto posible. Poder comprometerse a estar, en un espacio y tiempo compartido, una vez al mes, para poner sobre la mesa las preguntas, las motivaciones y las imágenes. Caminos posibles para llevar una idea a diferentes soportes y formatos. El grupo es el elemento fundamental para que esto suceda. Esto requiere compromiso y participación, en los comentarios y sugerencias a los procesos de las demás.
En cada encuentro trabajaremos un aspecto determinado de la producción de un proyecto fotográfico: los referentes, las motivaciones, la historia y los contextos de producción, los circuitos de distribución, la enunciación y el texto de obra, así como otros aspectos que puedan aparecer en el camino. Para hacerlo, leeremos textos, miraremos autores y videos. Por afinidades temáticas, técnicas o espirituales, se propondrán alianzas y colaboraciones entre participantes que, por complementariedad o contraste, podrán enriquecer mutuamente sus procesos. Si bien esto no podrá ser definido de antemano, la experiencia previa indica que sucede, que es gratamente inevitable.
El taller se propone ser también un espacio de reflexión y crítica sobre el contexto de nuestro hacer: ¿qué se implica en nuestra mirada, en nuestras imágenes, en Buenos Aires en el 2019? Además de activar posibles caminos para la producción, cada encuentro comenzará con un espacio para discutir y comentar las producciones locales: muestras, publicaciones, ferias. Entramarnos y pensar en lo que está bien, lo que está mal, lo que podríamos hacer que sea diferente.